“Las infraestructuras del transporte como factor de impulso de la actividad económica y de incremento de la competitividad”


El pasado 26 de mayo la Escuela de Organización Industrial (EOI) organizó en su Campus la II Jornada del Ciclo “El transporte como factor clave del desarrollo económico y el bienestar social”. Con este Ciclo de cuatro Jornadas, se quiere trasladar a todos los agentes interesados, una visión global sobre la importancia del transporte, tanto en lo referente a las infraestructuras, como a los servicios.

En esta II Jornada, “Las infraestructuras del transporte como factor de impulso de la actividad económica y de incremento de la competitividad”, se analizó el impacto de las infraestructuras y servicios de transporte en la economía y desarrollo social, a la vez que se examinaron los distintos modelos de financiación de tales infraestructuras y servicios, lo que es vital en una etapa de crisis económica cuya duración puede ser larga.

Para ello, se contó con las intervenciones de expertos ponentes tanto en cuestiones económicas generales, medioambientales, como en materia de financiación de las obras y servicios públicos, que generaron amplios debates a lo largo de toda la mañana.

Inauguró el acto Alfonso González Hermoso de Mendoza, director General de la EOI, junto con el organizador de la Jornada, Fernando J. Cascales Moreno, Asesoría Jurídica y Empresarial del Transporte, quien señaló que las infraestructuras y sus sectores son motores de la economía, sugiriendo establecer un decálogo para desarrollar y crear nuevas infraestructuras que sean más rentables y se autofinancien a lo largo de su vida.

La primera ponencia, “La inversión en infraestructuras y servicios de transporte, como factor de impulso de la actividad económica, cohesión social y distribución de la riqueza”, corrió a cargo de Juan Iranzo Martín, catedrático de Economía Aplicada de la UNED, director general del Instituto de Estudios Económicos (IEE) y vocal del Foro de las Infraestructuras.

Iranzo enfatizó en que el único medio para que España salga delante es a través de la competitividad, siendo la globalización una gran oportunidad. “La vía para salir de la crisis está en las exportaciones, en ser más competitivos”, añadió.

Como factores fundamentales de competitividad destacó: la seguridad jurídica, la mano de obra cualificada, los costes competitivos y la existencia de infraestructuras adecuadas, e hizo hincapié en que “las comunicaciones deben ser más eficientes y se debe seguir invirtiendo en infraestructuras productivas que favorezcan la movilidad y hagan más competitivo al transporte”.

Ante la importante crisis del sector público, recomendó ajustar el gasto corriente y no el de inversión, para lo que propuso buscar fórmulas que financien los proyectos más rentables que mejoren el crecimiento. “Es imprescindible mejorar tanto el trasporte como la competitividad”, concluyó.

Màrius Navazo, geógrafo del equipo Gea21, centró su intervención, “La inversión en infraestructuras y servicios de transporte, y el fomento de la movilidad sostenible”, en como plantear la construcción de infraestructuras sostenibles, destacando que “la sostenibilidad comienza con la optimización de los recursos, generar riqueza sin acabar con los recursos”.

“El gran reto es cambiar el modelo de movilidad en términos de consumo energético, para ello es necesario un cambio modal del vehículo privado al transporte colectivo, lo que significa fundamentalmente una disminución de los usuarios del vehículo privado, restándole espacio en favor del transporte colectivo”, explicó Navazo.

En cuanto al pago de las infraestructuras, declaró que es necesario llegar a una armonización.

A continuación intervino José Manuel Vassallo Magro, profesor Titular de Transportes de la Universidad Politécnica de Madrid, con la ponencia “La política de inversiones públicas en infraestructuras del transporte ante la crisis económica; modelos de financiación privada y público-privada”, explicando cómo las inversiones en infraestructuras en España fueron creciendo hasta llegar a su máximo en 2009 (4,4% del PIB), fecha desde la que, debido a la crisis y a los recortes en la inversión, se ha ido reduciendo progresivamente, con perspectivas de disminuir hasta un 2,6% en 2013.

También señaló que en comparación con Europa, la media de inversión pública en España es muy alta, más propia de países en desarrollo que de países desarrollados, y por encima de las posibilidades de nuestro país.

Como principales problemas actuales destacó los importantes recortes presupuestarios, la reducción de los fondos europeos, la falta de confianza en el modelo concesional de peaje tradicional y la situación de los mercados financieros. Y como soluciones propuso: mejorar los criterios de eficiencia en la toma de decisiones de inversión pública, implementar el pago por el uso de las infraestructuras y facilitar el acceso a los mercados financieros.

Asimismo, afirmó que las inversiones en infraestructuras no deben ser un medio sino un fin y que es necesario centrarse en inversiones productivas. Se refirió también a la importancia de la participación publico-privada como clave para la financiación de las infraestructuras de transporte.

Para concluir, reseñó a la necesaria equidad entre modos de transporte y a la armonización fiscal.

Dando las respectivas visiones de cada uno de sus Partidos de la problemática, finalmente intervinieron Rafael Simancas Simancas, Diputado Nacional Portavoz del grupo parlamentario socialista en la Comisión de Fomento del Congreso de los Diputados, y Andrés Ayala Sánchez, Diputado Nacional Portavoz de Fomento por el grupo parlamentario popular en el Congreso de los Diputados y Presidente de la Comisión Nacional de Fomento del Partido Popular.

Para Rafael Simancas la mejora de las infraestructuras y de los sistemas de transporte son factores claves para mejorar la competitividad de la economía española.

Como reformas estructurales planteó pasar de la cantidad a la calidad y de la extensión a la conservación. Además propuso las siguientes medidas: una planificación eficiente, la comodalidad, actualizar el PEIT en términos de eficiencia, mejorar la colaboración público-privada, la diversificación e internalización de la obra pública, así como una reforma profunda del sistema de transporte en términos de eficiencia y competitividad, que contribuya a la reactivación económica.

Andrés Ayala se refirió a la delicada situación de las infraestructuras en España, muy abandonadas y con un futuro muy preocupante. En este sentido, el diputado del PP recomendó la reducción del gasto, las inversiones eficientes y la colaboración público-privada.

“Las infraestructuras han de tener un impulso claramente diferenciado en las políticas del Gobierno, es necesario invertir en ellas”, concluyó.

Deja un comentario