Observaciones al Libro Verde sobre el futuro del IVA: transporte de pasajeros


La CEOE ha realizado una serie de Observaciones al Libro Verde sobre el futuro del IVA: “Hacia un sistema de IVA más simple, más robusto y eficaz, de la Comisión Europea”.

El libro contiene diversos bloques de preguntas. En el capítulo de “Exenciones del IVA”, que no habilitan al empresario que realiza las operaciones exentas para deducir el IVA que soporta, se hace referencia al transporte de pasajeros en las preguntas 7 y 8.

CEOE pone de manifiesto que, aunque tales exenciones están pensadas para dar un trato fiscal favorable, en innumerables casos acaban vulnerando el principio de neutralidad, produciendo un trato fiscal más desfavorable que el que reciben otro tipo de empresas no amparadas por las exenciones. Con el objetivo de garantizar la neutralidad y de articular una solución práctica, la Directiva debería modificarse con carácter urgente para obligar a los Estados miembros a que permitan a las empresas la renuncia opcional a la aplicación de las exenciones. En el ámbito de las exenciones relativas a la actividad financiera lo deseable sería su eliminación.

La Comisión plantea en el cuestionario, de manera específica, la idoneidad del actual sistema de imposición del transporte de pasajeros. Aunque la imposición del transporte de pasajeros no presenta problemas para el transporte doméstico, sí los presenta en caso de transporte intracomunitario o internacional. La neutralidad en este servicio se conseguiría equiparando la tributación del transporte internacional o intracomunitario de pasajeros, con independencia del medio que se utilice, estableciendo el tipo cero en todos los Estados miembros.

Preguntas y respuestas sobre el transporte de pasajeros

P7. ¿Piensa que el actual sistema de imposición del transporte de pasajeros crea problemas desde el punto de vista de la neutralidad fiscal o por otros motivos? ¿Debería aplicarse el IVA al transporte de pasajeros con independencia del medio de transporte utilizado?

El actual sistema de imposición del transporte de pasajeros no presenta problemas para el transporte doméstico.

Sin embargo, en España se quiebra el principio de neutralidad al aplicarse al transporte de pasajeros internacional e intracomunitario un tipo impositivo diferente en función del medio de transporte utilizado: para el transporte por carretera, ferrocarril y vías navegables se establece el tipo del 8%, mientras que para el transporte aéreo y marítimo se establece el tipo cero. Este tratamiento diferenciado distorsiona el mercado interior, en la medida en que la mayoría de Estados miembros tienen establecido el tipo cero para todo el transporte de pasajeros, con independencia del medio que se utilice.

Adicionalmente, cabe señalar que la regla especial de localización aplicable para determinar el lugar donde se consideran prestados los servicios de transporte de pasajeros (en función del lugar por donde transcurra el trayecto del transporte), plantea considerables problemas de orden práctico y costes administrativos importantes a las empresas de transporte terrestre de pasajeros dedicadas al tráfico internacional e intracomunitario.

P8. ¿Qué debería hacerse para superar estos problemas?

La solución a estas distorsiones se encuentra en la equiparación de la tributación del transporte de pasajeros, con independencia del medio que se utilice; en este sentido resultaría imprescindible establecer el tipo cero para todo el transporte de pasajeros internacional e intracomunitario (con independencia del medio de transporte utilizado), en todos los Estados miembros.

Deja un comentario