Ayudas al abandono de la actividad de transportista


El Ministerio de Fomento a través de la Dirección General de Transporte Terrestre y según la Orden FOM/2015/2011 que se publicó el pasado lunes en el Boletín Oficial del Estado, ha concedido 42 M€ en ayudas destinadas al redimensionamiento del sector, al facilitar la retirada de la actividad de empresarios autónomos del transporte por carretera, tanto de mercancías como de viajeros, mayores de 58 años.

Estas ayudas, por un importe total de 41.897.900 €, benefician en 2011 a 859 transportistas autónomos. De estas pequeñas empresas de transporte, 12 son empresas de transporte de viajeros, con un total de 17 vehículos, y 847 están dedicadas al transporte de mercancías, con un total de 974 vehículos.

La concesión de estas ayudas está directamente relacionada con la política de modernización del sector del transporte por carretera y del incremento de la seguridad en el mismo, puesta en marcha por el Ministerio de Fomento, en el marco de referencia del PEIT, a través del desarrollo y actualización de diferentes instrumentos. Entre ellos, destaca el Plan Estratégico para el Transporte de Mercancías por Carretera (PETRA) y el Plan de Líneas de Actuación del Sector Transporte Público de Viajeros por Carretera (PLATA).

Las cuantías que integran estas ayudas son, por una parte, 16.127.900 € correspondientes a los semestres que les faltan para cumplir los sesenta y cinco años; y, por otra, 25.770.000 € por la retirada de la autorización de transporte.

El objetivo es mantener durante la actual legislatura una media anual de ayudas de 60 M€, cantidad acordada con el Comité Nacional de Transporte por Carretera y ratificada por el Gobierno en junio de 2008. Con ello se ayuda a cesar en la actividad a cerca de 5.000 empresarios autónomos del transporte con 240 M€ entre 2009 y 2012.

Política de modernización del transporte

El Ministerio de Fomento otorga estas ayudas a transportistas autónomos por carretera para afrontar uno de los problemas del que adolece este tipo de transporte público: la elevada edad de una buena parte de los titulares de microempresas de transporte que, normalmente, simultanean la dirección de éstas, como empresarios autónomos, con la conducción del vehículo con que prestan sus servicios. Estas personas suelen carecer, además, de los recursos necesarios para poder abandonar, sin ayuda, la referida actividad.

El otorgamiento de estas ayudas está condicionado al cumplimiento por los beneficiarios, de los siguientes requisitos:

• Tener una edad superior o igual a cincuenta y ocho años o haberle sido declarada una incapacidad permanente absoluta o total para el desempeño de la profesión habitual de transportista.

• Ser titular de una autorización de transporte público de mercancías o de viajeros en autobús con un máximo de tres copias.

• Haber sido titular, de forma ininterrumpida durante los diez últimos años, de una de las autorizaciones mencionadas.

Para ASINTRA, que tan sólo 12 empresas de transporte de viajeros hayan solicitado estas ayudas para el abandono de la actividad es un síntoma de que éstas no se adaptan a las necesidades de nuestro sector.

Deja un comentario