Las tarifas de los regulares suben un 2,2% a cuenta


En el BOE del pasado sábado, 23 de julio, se publicó la Orden FOM/2069/2011, de 21 de julio, por la que se revisan las tarifas de los servicios públicos regulares interurbanos permanentes de uso general de transporte de viajeros por carretera, que entró en vigor al día siguiente al de su publicación en el Boletín Oficial del Estado.

La citada Orden establece un incremento a cuenta, de la correspondiente a 2012, del 2,2% de las tarifas de los servicios regulares de transporte de viajeros por carretera de las concesiones del Ministerio de Fomento y no extraordinaria como se viene solicitando por todas las organizaciones del CNTC.

La Dirección General de Transporte Terrestre confeccionará los nuevos cuadros de las tarifas de aplicación en cada una de las concesiones de transporte público regular permanente de uso general de transporte de viajeros por carretera de su competencia.

ASINTRA considera esta subida a cuenta insuficiente, ya que no alcanza a equilibrar los incrementos de costes que el transporte de viajeros por carretera, en todas sus modalidades, viene sufriendo desde hace años, especialmente los derivados de la fuerte caída de la demanda de los últimos años y del constante incremento del precio del gasóleo.

En este sentido, ASINTRA ha realizado un informe sobre el impacto que supondría el incremento de las tarifas sobre el IPC. En 2011, el peso del conjunto del transporte público interurbano (incluyendo además de autobús, tren, avión y otros modos) en el IPC es del 0,725%. El INE no publica la cifra exacta que supone el transporte interurbano en autobús regular, pero atendiendo a que éste representa un 37% del número total de viajeros, su peso en el IPC podría estar en el entorno del 0,265%.

Teniendo en cuenta este reducido peso de las tarifas de autobús regular interurbano en el IPC, el impacto de la subida tarifaria extraordinaria propuesta por el sector del 5,79%, sería del 0,015%. En términos de impacto sobre el poder adquisitivo de los hogares, la subida del 5,79% de la tarifas de autobús implicaría, para un hogar medio con una renta anual neta de 26.100 € (renta anual media neta de los hogares españoles según Encuesta de Condiciones de Vida publicada por el INE) una perdida de poder adquisitivo de 4 € al año. Un impacto muy reducido desde el punto de vista de la inflación y del poder adquisitivo de las familias, pero que, sin embargo, y como se ha venido argumentando, es determinante para garantizar la viabilidad económica y el sostenimiento del empleo de un servicio fundamental para garantizar la movilidad sostenible y la vertebración territorial de España.

Deja un comentario