En enero se incrementará la fiscalidad del gasóleo


A partir del 1 de enero de 2012 el impuesto de los hidrocarburos se incrementará en 2,8 céntimos/litro para el transporte profesional, como establece el artículo 18 de la Directiva 2003/96/CE, lo que supondría un aumento sobre el actual precio del gasóleo del 2,2%.

La Comisión Europeapresentó el pasado 13 de abril una propuesta de revisión de esta Directiva 2003/96/CE, en la que se reestructurará el régimen comunitario de imposición de los productos energéticos y de la electricidad.

De salir adelante, esta propuesta tendrá una doble vertiente, una medioambiental en función de las emisiones de CO2, y otra sobre el consumo energético.

Supondría la supresión del gasóleo profesional a partir de 2013, así como, en el caso de España, una subida de los impuestos mínimos para el gasóleo de 8 céntimos por litro de aquí a2023, alo que se le sumaría el 18% de IVA, siendo la subida total de 9,4 céntimos. Así, la propuesta es ampliar de330 a412 € por cada1.000 litrosel nivel mínimo de impuestos para el gasóleo de automoción, lo que supondría que en España el aumento tendría que ser de 81 € por cada1.000 litros.

En este sentido el sector ha trasladado a las autoridades españolas de Economía y Fomento la necesidad de mantener el actual gasóleo profesional, incrementar la diferencia entre el gasóleo consumido por los profesionales y los particulares, así como la no discriminación entre modos de transporte, ya que actualmente la Directiva establece en su artículo 15 la posibilidad para que los Estados miembros dejen exentos de la fiscalidad por la energía que utilizan al ferrocarril, tranvía y trolebús. Con esta revisión debería ampliarse la excepción al modo colectivo más universal y accesible, el autobús.

Y en este contexto destaca el constante incremento del precio del gasóleo en España, a 1,2647 €/l el pasado mes de julio, acumulando una subida interanual del 17%.

A su vez, resulta absolutamente desproporcionado el incremento de la tributación del gas natural utilizado como carburante, que propone la revisión de la Directiva, que supondría un coste para las empresas de transporte que utilizan esta energía como carburante, que cuadriplicará el total soportado enla actualidad. Tantoayuntamientos como empresas han hecho un gran esfuerzo apostando por esta energía para la mejora de la calidad del aire en las ciudades, por lo que un cambio en la fiscalidad de esta energía supondría ir en contra de las tendencias actuales en esta materia.

Esta propuesta de revisión de Directiva debería tener en cuenta los modos más eficientes energéticamente desde el punto de vista viajeros/kilómetro transportados.

Desde el punto de vista de emisiones de CO2, que la propuesta contempla para establecerla fiscalidad, el autobús es el modo que menos emisiones por viajero/kilómetro emite, siendo seis veces inferiores a las del vehículos privado.

Además el autobús es tres veces más eficiente que el vehículo privado en términos de litros de combustible/viajero/km transportado y el que más ha reducido las emisiones de CO2 en el período 1995-1997 (14%).

Deja un comentario