Condiciones para el otorgamiento de autorizaciones de transporte de viajeros


El Reglamento 1071/2009, del Parlamento Europeo y del Consejo por el que se establecen las normas comunes relativas a las condiciones que han de cumplirse para el ejercicio de la profesión de transportista por carretera, introduce nuevas exigencias para el otorgamiento de las autorizaciones de transporte y modifica algunas existentes.

Como ya avanzamos, el Reglamento entró en vigor el pasado 4 de diciembre. A partir de dicha fecha sus preceptos deben ser aplicados en toda su extensión. Así, la Dirección General de Transporte Terrestre del Ministerio de Fomento ha dictado una Resolución de Coordinación (1/2011) para fijar las condiciones de otorgamiento de autorizaciones de transporte de viajeros y mercancías desde la citada fecha.

En dicha Resolución se trata de determinar hasta que punto las Órdenes Ministeriales de 23 de julio de 1997 y de 20 de marzo de 2007, por las que, respectivamente, se establece el régimen jurídico de transporte de viajeros y mercancías, continuarán siendo de aplicación y en que medida se verán modificadas o alteradas por la entrada en vigor del Reglamento 1071/2009.

El Ministerio ha señalado los siguientes criterios de interpretación aplicables al transporte de viajeros desde el 4 de diciembre de 2011, en tanto no se aprueben nuevas normas de derecho interno que modifiquen el actual régimen jurídico de las autorizaciones:

  1. El requisito de tener un establecimiento efectivo y fijo en España, no contemplado como tal en toda su extensión en las Órdenes, deberá ser, no obstante, exigido para la obtención de nuevas autorizaciones desde el 4 de diciembre. Se tendrán en cuenta las siguientes reglas:

a)      La empresa deberá tener un establecimiento situado en España con locales en los que se conserven los documentos principales de la empresa.

b)      Por lo que se refiere a la disposición de vehículos matriculados en España, se aplicarán todas las reglas contenidas en Órdenes, tanto en lo que se refiere a matriculación y habilitación para circular, como a su número y características técnicas.

c)      En lo referido al equipamiento administrativo necesario y el equipamiento y las instalaciones técnicas adecuadas para el ejercicio para el ejercicio efectivo y permanente de las operaciones de la empresa, no se exigirá, por el momento, requisito añadido alguno por cuanto ni las Órdenes ni el Reglamento comunitario concretan materialmente dicha exigencia.

  1. Las exigencias de nuestro ordenamiento jurídico en materia de capacitación profesión cumplen el mínimo exigido por el Reglamento, por lo que deberán continuar aplicándose en sus términos actuales en tanto no sean modificadas expresamente.

Aunque el Reglamento permite elevar el nivel de dichas exigencias, será necesario que, en su caso, dicha elevación se plasme en la correspondiente norma jurídica para que pueda resultar exigible.

  1. En relación con los requisitos de honorabilidad y capacidad financiera, cabe decir otro tanto señalado en el punto anterior respecto a la capacitación profesional.
  2. Acerca de la nueva figura de gestor de transporte, provisionalmente, mientras no se regulen más detalladamente los criterios de aplicación respecto a la misma, puede considerarse que las reglas actualmente señaladas acerca de la persona a través de las que la empresa cumple el requisito de capacitación profesional cumplen mínimamente las exigencias del Reglamento.
  3. Por cuanto se refiere a todos aquellos requisitos exigidos en las Órdenes para la obtención de las autorizaciones que no se encuentran incluidos en el punto 1 del artículo 3 del Reglamento, deben considerarse establecidos al amparo de lo que se dispone en el punto 2 de dicho artículo y, en consecuencia, continuarán siendo exigidos.
  4. El Reglamento exige a los Estados miembro realizar un control al menos cada cinco años para comprobar que las empresas cumplen todos los requisitos que en él se exigen.

A la vista de ese plazo no consideran imprescindible realizar inmediatamente a la entrada en vigor del Reglamento una comprobación generalizada del nivel de cumplimiento de tales requisitos por los empresarios que operan en el mercado.

En consecuencia, con objeto de reducir la carga burocrática que ello pueda suponer a empresas y Administraciones, dicho control generalizado se llevará a efecto en relación con los empresarios que ya son titulares de autorizaciones de transporte con ocasión del visado de los años 2013 (transportitos de viajeros) y 2014 (transportistas de mercancías).

Con ocasión del visado de 2012, únicamente se realizará el control idéntico al llevado a cabo en años anteriores, si bien se exigirá a cuantas empresas tengan su establecimiento empresarial en el domicilio particular de una persona física que indiquen otros locales de los que dispongan por algún título válido en derecho a los que los servicios de Inspección del Transporte podrán acceder para comprobar su documentación o, en caso contrario, que autoricen expresamente el acceso de éstos al domicilio particular de que se trate a los efectos anteriormente señalados.

Puede acceder a la Resolución de Coordinación aquí.

Deja un comentario