El autobús y su contribución a la cohesión territorial y social


El autobús ofrece unas tarifas más reducidas que los medios de transporte alternativos, siendo clave para los hogares con menor nivel de renta

  • Para el usuario, el autobús es 3 veces más barato que el vehículo privado o el avión, 2 veces más barato que el AVE y 1,3 veces más barato que el tren de larga distancia y similar al tren de media distancia – a pesar de no contar con las tarifas subvencionadas de las que disfruta el tren.
  • El uso de autobús interurbano en 2010 supuso un ahorro estimado para los hogares de 5.809 millones de euros (un 9% del gasto total en transporte) frente a la alternativa del vehículo privado.
  • Paralelamente, la sustitución del 10% de los desplazamientos en coche por autobús, supondría para las familias un ahorro de 3.558 millones de euros (un 6% en el total de gastos de transporte).

El autobús ofrece cobertura a las necesidades de movilidad en todo el territorio nacional

  • Por su flexibilidad y los menores requisitos de inversión en infraestructura, el servicio interurbano de autobuses es el modo que mayor capilaridad presenta, dando cobertura a las necesidades de transporte en todo el territorio nacional.
  • El autobús es clave, especialmente en las conexiones entre CC.AA donde confluyen factores que hacen menos accesibles otros modos de transporte: (i) población reducida y dispersa, y (ii) menores niveles de renta per cápita.
  • Este es el caso por ejemplo de Cantabria, Castilla-León, Extremadura, Aragón y Asturias, donde el autobús cubre un 75%, 72%, 59%, 54% y 53% respectivamente del total de desplazamientos a otras CC.AA.
  • Igualmente, el autobús juega un papel esencial en la movilidad intra regional, especialmente en las CC.AA con población dispersa donde el ferrocarril no es una opción.

Así en País Vasco, Aragón, La Rioja, Navarra, Castilla y León, Asturias y Murcia, más del 70% de los desplazamientos en transporte público dentro de la región se hace en autobús.

El autobús es clave para la movilidad del 26% de los hogares españoles que no disponen de vehículo privado, y lo será de manera creciente para una población cada vez más envejecida

  • 4,2 millones de hogares españoles (26% del total) no disponen de vehículo privado y dependen del transporte público para sus desplazamientos.
  • En el caso algunas provincias periféricas con mayor dispersión poblacional, con una cobertura ferroviaria deficiente y que además tienen un nivel de motorización inferior a la media nacional como por ejemplo Ávila, Cuenca, Orense, Asturias, Salamanca o Soria, el autobús es vital.
  • El autobús desempeña un papel esencial en la movilidad de los grupos de población no motorizados: menores de 18 años y la “tercera” y “cuarta” edad (mayores de 65 y 80 años respectivamente).
  • La población mayor de 65 pasará de representar el 11% actual al 19% en 2049 (de 5 a 9 millones de personas) y la población mayor de 80 años, del 5% al 12% (de 2,1 a 5,9 millones de personas).
  • Atender esta necesidad de movilidad va a suponer un triple reto: (1) garantizar una amplia capilaridad que ofrezca cobertura a todo el territorio nacional; (2) a precios razonables; y (3) con flotas adaptadas a los problemas de movilidad. El autobús cumple con estos requisitos.

El autobús es el medio de transporte por carretera más seguro

  • El autobús es 15 veces más seguro que el vehículo privado si atendemos al número de heridos (8,8 heridos por cada millardo de viajeros-Km. frente a 130,2 del coche) y 10 veces más seguro si atendemos al número de fallecidos (0,3 muertos por cada millardo de viajeros-Km. frente a 3,3 del coche), según datos de 2010.
  • En el 96% de los accidentes con víctimas en carretera producidos en 2010 en los que se vio implicado algún autobús, no existía ningún defecto aparente, muestra del esfuerzo de inversión y mantenimiento de la flota de vehículos.
  • La creciente inversión en formación en seguridad vial (un 80% del total), junto con la normativa laboral sobre horas de trabajo y descanso y su control a través del tacógrafo digital, es otro factor detrás de esta baja siniestralidad.

El autobús presenta una calidad alta, equiparable a la del ferrocarril a pesar del margen de mejora para las infraestructuras (estaciones e intercambiadores modales, carriles Bus-VAO, etc.)

  • Los usuarios de los servicios regulares de ámbito nacional han otorgado al servicio una valoración global de 7,14, valorando especialmente la seguridad durante el viaje, la puntualidad en la salida, la amabilidad y corrección del personal, la limpieza del autobús y la calidad y el confort de los vehículos.
  • El autobús recibe una valoración muy similar a la del tren (7,5 en AVE y larga distancia y 7,09 en cercanías y media distancia), a pesar de: (1) soportar la congestión de las carreteras que afecta a la puntualidad y regularidad del servicio; y (2) contar con menor apoyo público en las inversiones en estaciones.

Deja un comentario