ASINTRA se manifiesta contraria a la reordenación de los autocares turísticos en la Sagrada Familia


Desde el pasado martes, 5 de junio, el Ayuntamiento de Barcelona ha puesto en marcha las medidas de reordenación de los autocares turísticos discrecionales en el entorno de la Sagrada Familia. Esta reordenación limita el acceso y el tráfico alrededor de la Sagrada Familia, prohibiendo la circulación en las calles adyacentes a la misma y el encoche y desencoche de los visitantes al lado del Templo, hecho que implicaría un largo trayecto a pie de los turistas desde los lugares donde les dejarían y recogerían los autocares.

Así, la Plataforma por la Movilidad de Autocares en Barcelona, formada por la Asociación Catalana de Agencias de Viajes (ACAV), la Asociación Profesional de Informadores Turísticos (APIT), la Asociación de Autocares Discrecionales de Cataluña (AUDICA), la Unión Catalana de Agencias de Viajes Especializadas (UCAVE) y el Grupo de Operadores de Cruceros, reitera su rechazo a estas medidas de reordenación, contando con el apoyo de ASINTRA.

Durante meses, la Plataforma ha mantenido conversaciones con el Ayuntamiento en una Mesa de Trabajo para buscar otras vías que permitan la convivencia entre vecinos y visitantes de la Sagrada Familia pero que no sean perjudiciales para el turismo, ya que estas medidas provocarán grandes pérdidas económicas para un sector que es uno de los motores de la economía actual.

Medidas puestas en marcha

A partir de ahora, los autocares que lleven turistas para visitar el Templo tendrán que dejar y recoger a los pasajeros en las paradas habilitadas en la plaza de la Hispanitat y en la plaza de Pablo Neruda con la avenida Diagonal, donde tendrán hasta 10 minutos para hacer estas operaciones.

Posteriormente, se tendrán que desplazar a otros aparcamientos, donde podrán estar un máximo de dos horas, situados en la avenida Diagonal con Consell de Cent, la calle de Sardenya con Alí Bei y en torno a la Monumental. Además, también hay plazas de más larga duración en la calle del Consell de Cent con Cartagena y en la estación del Norte.

Las medidas de reordenación no se aplicarán en dos supuestos específicos: en el caso de autocares que lleven escolares para hacer visitas y los que lleven algún pasajero con movilidad reducida. En los dos casos, la excepcionalidad será valorada una vez se haya enviado previamente la solicitud escrita al Departamento de Movilidad del Ayuntamiento, con un máximo de 100 autobuses al día.

Con respecto al Bus Turístic, al tratarse de una línea regular, continuará circulando por la zona, aunque el Ayuntamiento también ha aplicado modificaciones, como el desplazamiento de la parada un punto más lejano para reducir el impacto en la zona más próxima al templo.

Solicitud de flexibilización

Estas medidas afectarán muy directamente a las excursiones de un día que los turistas realizan en Barcelona, impidiendo incluso las visitas panorámicas en autocar al no poder circular por los alrededores del Templo. Hay que destacar que la Sagrada Familia es la atracción turística más visitada de Barcelona, con 3,2 millones de visitantes en el 2011 según datos de la misma.

La Plataforma ha solicitado al Ayuntamiento una flexibilización de las medidas y en concreto que se elimine la prohibición de circulación alrededor de la Sagrada Familia, hecho que facilitaría las visitas panorámicas, y que se permita el encoche y desencoche al lado del Templo de los autocares que llevan grupos con entradas para la visita o que vayan acompañados de un guía habilitado. El sector reclamó que estas modificaciones se aplicasen desde el primer momento y no después de un período de prueba, tal y como finalmente ha ocurrido.

Las nuevas paradas para autocar ahora harán recorrer a pie a los pasajeros un trayecto de 40 minutos, poniéndose en peligro su seguridad viaria al tener que atravesar vías de alta densidad de tráfico.

Alto impacto económico para el sector y la ciudad

El impacto económico para el sector turístico y de transporte, y también para la ciudad de Barcelona en gasto de los turistas, será muy perjudicial, según el estudio hecho por la Plataforma de los diferentes agentes implicados que pueden tener una repercusión negativa.

Uno de los sectores más sensibles a estas medidas serán los cruceros, ya que el aumento del tiempo para llegar a la Sagrada Familia puede hacer inviable la visita. Según datos del Puerto de Barcelona, en 2011 llegaron a Barcelona 2.657.244 pasajeros de cruceros. Un 30% de estos pasajeros realizaron una excursión en autocar a Barcelona, y en el 80% de los casos incluía la Sagrada Familia. Con las dificultades que se añaden con la propuesta del Ayuntamiento, un 30% de estos turistas dejarían de hacer la excursión, lo que supone un total de 191.312 visitas. El sector de cruceros estima que esta caída en el número de visitas comportaría unas pérdidas de unos 7,6 M€. De estos turistas que dejarían de realizar la excursión, se prevé que un 50% se quedaría a bordo del barco, y teniendo en cuenta que el gasto medio del crucerista que pasa unas horas en la ciudad es de 55 €, se prevé que la ciudad dejaría de ingresar por este concepto unos 5 M€. Otra repercusión para el sector es que se habrían de realizar un 80% de reprogramaciones de las excursiones previstas actualmente para los pasajeros de los cruceros.

Con respecto a las agencias receptivas de la Costa Brava y Costa Dorada, la Plataforma ha realizado una encuesta para saber la incidencia de estas medidas. El 54% de los turistas que contratan excursiones de un día a agencias receptivas de esta zona, visitan Barcelona incluyendo la panorámica, la parada y/o visita de la Sagrada Familia. Con las medidas del Ayuntamiento, se prevé una media de pérdidas de 218.031 € por agencia de viajes y la reprogramación del 54% de las excursiones ya previstas. Estas agencias consideran que estas medidas generarán un alto grado de descontento entre los turistas y se dará una muy mala imagen hacia ellos. Además, muchas de ellas se están replanteando la eliminación de la visita de la Sagrada Familia por el incremento de tiempo y los problemas de logística, lo que podría suponer aproximadamente 4.583 turistas menos por agencia, que teniendo en cuenta que realizan una media de gasto de 35,83 €, Barcelona podría perder 164.208 € por cada agencia receptiva.

El sector de incentivos, convenciones y congresos también mueve un gran número de visitantes a la Sagrada Familia. Según las agencias, un 50% de éstas realizan visitas a la ciudad que incluyen el Templo. En este caso las nuevas medidas comportarían unas pérdidas de 90.000 euros de media por agencia.

En el sector de los guías turísticos también se producirán pérdidas y, en concreto, se prevé un descenso del 40% en número de servicios y, por tanto, también en volumen de facturación, así como consecuentemente pérdidas de puestos de trabajo que en estos momentos no se pueden cuantificar.

Por último, con la nueva propuesta del Ayuntamiento el sector de operadores de transporte ha valorado en un 40% el descenso de la facturación de servicios públicos discrecionales y la pérdida de 4.800 puestos de trabajo sólo en la provincia de Barcelona.

Deja un comentario