El Consejo Europeo alcanza un acuerdo sobre la regulación del tacógrafo


Durante la reunión del Consejo de Asuntos Generales, celebrada el pasado martes 26 de junio en Luxemburgo, los ministros de Transporte de la UE acordaron un enfoque general en lo que respecta al nuevo reglamento sobre el tacógrafo utilizado en el transporte por carretera (11433/12).

El enfoque general no incluye la propuesta de la Comisión de añadir un microchip con las funcionalidades de la tarjeta de conductor en el permiso de conducción para los conductores profesionales (18148/11), ya que la mayoría de las delegaciones tienen dudas sobre si los beneficios de dicha fusión justifican los costes que conlleva. Por la misma razón, se decidió esperar a un más completo análisis coste-beneficio por la Comisión antes de seguir discutiendo su propuesta de revisión de la directiva de permiso de conducción, que prevé una fusión obligatoria de ambos documentos (16842/11).

El objetivo del nuevo reglamento, que sustituirá a la regulación del tacógrafo de 1985, es hacer más difícil el fraude y reducir la carga administrativa mediante la plena utilización de las nuevas tecnologías y la introducción de una serie de nuevas medidas regulatorias. La Comisión propuso las nuevas normas para el tacógrafo en julio de 2011.

Los elementos clave del enfoque general son, en cuanto al uso de la tecnología que, a fin de reducir los costes, solo se utilizarán servicios de posicionamiento libres de cuotas. La grabación manual actual de la localización del vehículo será sustituido por el registro automatizado a través de posicionamiento por satélite. Además, la comunicación remota del tacógrafo proporcionará información básica sobre el cumplimiento que permitirá la detección temprana de la posible manipulación o mal uso, permitiendo así que los oficiales de control del tráfico orienten mejor los controles en carretera y eviten controles innecesarios. Por otra parte, el tacógrafo puede ser equipado con un interfaz que facilita su integración en sistemas de transporte inteligentes sujeto a ciertas condiciones.

El proyecto de reglamento también contiene salvaguardias para la protección de datos personales: el registro de la posición del vehículo se limitará al lugar de inicio y finalización del período de trabajo diario, el acceso a los datos será restringido a las autoridades de control y se requerirá el consentimiento explícito del conductor para el acceso a los datos personales a través de un dispositivo externo.

El “tacógrafo inteligente” será obligatorio 40 meses después de que las especificaciones técnicas para el nuevo tacógrafo se hayan establecido, probablemente en 2017 o 2018.

Con respecto a los cambios normativos, estos incluyen requisitos más estrictos para los talleres de responsables de la instalación y la calibración de tacógrafos. Con el fin de reducir la carga administrativa, la exención de la obligación de utilizar el tacógrafo que los Estados miembros pueden conceder a determinados usuarios, principalmente las pequeñas y medianas empresas, se ampliará: para los usuarios, el nuevo proyecto de Reglamento introduce una exención para las operaciones de transporte dentro de un radio de 100 km, mientras que hasta ahora la exención se ha limitado a 50 km en ciertos casos. Se espera que el Parlamento Europeo adopte su posición en primera lectura a principios de julio.

Las medidas reglamentarias se aplicarán dos años después de su publicación en el Diario Oficial de la Unión Europea, con la excepción de las normas relativas a la aprobación y control de los talleres y el uso de las tarjetas de conductor, que serán de aplicación un año antes.

Se espera que el Parlamento Europeo, cuya aprobación se requiere también para la adopción del reglamento, adopte su posición en primera lectura a principios de julio.

Toda la información aquí:

http://www.consilium.europa.eu/uedocs/cms_Data/docs/pressdata/en/trans/131219.pdf

Deja un comentario