Fomento estudia sustituir las líneas de trenes deficitarias por autobuses


Según anunció la semana pasada el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda del Ministerio de Fomento, Rafael Catalá, Fomento definirá en los próximos meses las obligaciones de servicio público de los trenes de media distancia, que en algunos casos, debido a su alto coste y al escaso número de viajeros, podrán ser suprimidos o sustituidos por transporte en autobús.

Durante su comparecencia en la Comisión de Fomento del Senado, señaló que en ese contexto de racionalidad y eficiencia es razonable revisar esta situación porque en algunos casos tiene más sentido un servicio de transporte por carretera, como por ejemplo un autobús, que mantener operativas líneas ferroviarias que tiene “costes altísimos y baja utilización”.

Por ello —y a tenor de que las Cercanías, la media distancia ferroviaria y los servicios públicos son actividades que desde Fomento se garantizan por la cohesión territorial— en los próximos meses se van a definir los servicios de media distancia que deben estar garantizados mediante un estudio por corredores.

Rafael Catalá enmarcó esta medida en la redacción del listado de conexiones ferroviarias que tengan consideración de obligación de servicio público (OSP) que el Ministerio de Fomento debe tener listo antes de fin de año.

La definición de este listado a su vez deriva de las nuevas directrices comunitarias, que impiden que Renfe, como operador público, pueda recibir subvención pública alguna para aquellos servicios que no tengan dicho carácter de público.

Fomento definirá en los próximos meses las obligaciones de servicio público ferroviarias a partir de la realización de un estudio de racionalidad y eficiencia de cada corredor, en el que además se analizará la complementariedad que cada tren presente con otros modos de transporte, como el autobús.

En este sentido, el Ministerio trabaja para identificar en consenso con las comunidades autónomas cuáles son las necesidades reales de transporte de los ciudadanos, las características geográficas concretas y las obligaciones de servicio público, para determinar cubrirlas de la forma más adecuada posible.

Además, tienen previsto determinar cuáles son los modos de transporte más adecuados para atender las necesidades de los ciudadanos.

Por otro lado, también se revisarán las relaciones entre Renfe Operadora y la Administración para que se identifiquen los fondos que recibe y se haga un análisis exhaustivo de los costes asociados.

Asimismo, el Secretario ha reafirmado que el compromiso del Gobierno es garantizar el mantenimiento, la sostenibilidad y la puesta en valor de Renfe, por lo que el departamento trabaja en diseñar un plan estratégico que permita optimizar su cuenta de resultados y diseñar una política comercial. Un aspecto que debe tener cualquier operador, ya sea público o privado.

Esta línea de optimización y mejora para garantizar la viabilidad futura del operador, explicó Catalá, debe centrarse en un proceso de racionalización de la estructura de gastos.

Deja un comentario