Desde 2005 el precio de los combustibles sube casi un 200% más en España que en la UE


Según un nuevo informe de la Comisión Nacional de Competencia (CNC), desde 2005 los precios antes de impuestos (PAI) de la gasolina en España han subido un 191% más que en la media de la UE e incluso un 429% más que en la Eurozona, señalando como causa principal la fuerte concentración de poder de los grandes operadores nacionales.

Según describe el informe, los precios antes de impuestos en España, tanto para gasolina 95 como gasóleo de automoción, han evolucionado en el último año por encima de los precios de la UE y de la zona Euro, y han estado en la parte alta dentro del grupo de países grandes de la zona Euro. Así, a finales de febrero de 2012, España era el país con los precios antes de impuestos más elevados en gasolina 95 y el segundo en gasóleo, por detrás de Italia.

En el último año, el precio de la gasolina sin tener en cuenta los impuestos subió en España un 21%, lo que supone que sólo daneses e italianos pagaron más en toda Europa durante ese periodo, pese a la crisis.

Entre febrero de 2011 y febrero de 2012, los precios del gasóleo A de automoción se han incrementado un 16%: en febrero de 2011, el nivel de precios se situaba en 70 céntimos/litro (7.02.2011), y en febrero de 2012 se había incrementado hasta 81,3 céntimos/litro (27.02.2012).

Aporta como principal explicación que cuanto más fuertes son los operadores y menos estaciones de servicio hay mayores son los precios, según resulta de un análisis en las distintas provincias del país. “Tanto en gasolina como gasóleo -sobre todo en gasóleo- existe una relación directa clara: a mayor presencia de los principales operadores nacionales mayores son los precios antes de impuestos”

La CNC atribuye también a la falta de competencia efectiva en el sector el llamado “fenómeno de cohetes y plumas”. “Es decir, el hecho de que los precios minoristas antes de impuestos reaccionan más rápidamente ante incrementos de los precios internacionales (cohetes) que ante reducciones de los mismos (plumas), suponiendo un perjuicio para los consumidores finales y para todas aquellas empresas para las que los carburantes son fundamentales”, señala.

En consecuencia, este organismo regulador insiste en que el actual Gobierno debe tomar medidas dirigidas a aumentar la competencia en este sector mediante la reducción de las barreras de entrada y expansión de los operadores petroleros. Según la CNC, “es necesario introducir más competencia y que haya un cambio de regulación por parte del Gobierno si queremos que bajen los precios y ser más competitivos”.

Asimismo, los cinco primeros meses de 2012 han registrado una demanda de carburantes de automoción un 5,4% inferior con respecto al mismo período de 2011. Un dato que representa un consumo real de 10,8 millones de toneladas de carburante hasta el mes de mayo, siendo 8,82 millones de la demanda gasóleo y los casi 2 millones restantes, gasolina. Dos magnitudes que, en porcentajes, representan sendas caídas del 5,3% y 5,9%, respectivamente.

Este descenso en el consumo ha sido continuado durante todo 2012, alcanzando su cota máxima en el mes de abril. Según informa la Corporación de Reservas Estratégicas de Productos Petrolíferos (Cores), la demanda de carburantes registraba en el cuarto mes del año el mayor desplome -en términos interanuales- de los últimos ocho ejercicios, alcanzando un dato negativo del 9,4% y superando, incluso, el registrado en verano de 2008 cuando el crudo marcó su récord histórico: casi 1,5 euros el litro de gasolina y 1,4 euros el de gasóleo. Con seis millones de vehículos más que en 1999, los españoles consumen menos.

Deja un comentario