El G-20 reconoce la importancia del transporte público


Durante la última reunión anual del G-20, celebrada en México, por primera vez se hizo referencia específicamente al transporte público urbano, el compromiso con, y la inversión, el transporte público es crucial para lograr el desarrollo sostenible.

Con una población urbana en el mundo, que aumentará hasta 4,5 mil millones en 2025 desde los 3,2 mil millones en 2005, una movilidad eficiente y una infraestructura de transporte público urbano adecuada son fundamentales para ayudar a lograr un crecimiento sostenible y verde.

El número de viajes realizados en las zonas urbanas todos los días se incrementará en un 50% entre 2005 y 2025, reflejando no sólo el crecimiento de la población urbana, sino también el aumento en el número de viajes realizados por cada ciudadano, sobre todo en las economías en desarrollo.

Si las tendencias actuales prevalecen, el cambio más notable en los patrones de transporte urbano entre 2005 y 2025 será el cambio de la movilidad a pie y en bicicleta a los vehículos motorizados privados, impulsados por un rápido desarrollo económico, en particular en los países asiáticos, con los costes económicos y ambientales asociados. La congestión urbana paralizará las ciudades, mientras el consumo de energía y de gases con efecto invernadero aumentarán en un 30%, poniendo en peligro no sólo el clima, también se detendrá el crecimiento verde.

Las ciudades son los motores de la economía. En ellas se concentran el 80% de la producción económica mundial. La movilidad eficiente en las ciudades crea oportunidades económicas y la integración social, permite el comercio y facilita el acceso a mercados y servicios. El rápido crecimiento de la población urbana – asociada con la expansión urbana – genera un mayor número de viajes todos los días en las ciudades, ejerciendo una importante presión sobre la infraestructura de transporte y los recursos naturales, particularmente en las economías emergentes.

Impulsar el crecimiento económico y el empleo mediante el transporte público

Un cambio modal de los modos motorizados privados al transporte público (que emiten 3,5 veces menos gases de efecto invernadero por pasajero por kilómetro) ayudará a conciliar las prioridades de las políticas económica y medioambiental: la definición misma de un crecimiento verde.

La investigación sobre las inversiones en transporte, como parte del plan de recuperación en los EE.UU. en 2009, proporciona evidencias de que la inversión en el transporte público genera dos veces más puestos de trabajo que la inversión en carreteras.

El transporte público no sólo contribuye directamente a la competitividad de la economía mundial, es una gran industria en sí misma que proporciona alrededor de 13 millones de empleos en todo el mundo en el funcionamiento, regulación y suministro de bienes y servicios. El transporte público genera actividad empresarial y aumenta la productividad urbana.

Ahorro de recursos energéticos

El crecimiento en el consumo urbano de energía del transporte puede ser disociado del crecimiento de la movilidad, si la cuota de mercado del transporte público se duplica en el año 2025. Esta estabilización del consumo urbano de energía del transporte sería beneficiosa para los países importadores de petróleo, por supuesto, pero también para los países exportadores de petróleo, ya que el consumo nacional de petróleo está por lo general fuertemente subvencionado.

Lograr la sostenibilidad, crecimiento verde

Tomando estos diferentes retos se requiere una combinación de los siguientes ingredientes: equiparar los servicios con las expectativas dl estilo de vida, el desarrollo de una nueva cultura empresarial, la obtención de financiación adecuada y estable, la integración del transporte público con otras políticas urbanas y la implementación de las estrategias de gestión de la demanda.

Duplicar la cuota de mercado del transporte público en todo el mundo no es una utopía. En todas las regiones, algunas ciudades ya han alcanzado el objetivo de reparto modal establecido para su región, gracias a un compromiso a largo plazo con el transporte público. Así pues, es necesario fomentar la inversión en infraestructuras y que se de prioridad al desarrollo del transporte público urbano.

Deja un comentario