El Comité Nacional del Transporte por Carretera se reúne con la ministra de Fomento


El pasado miércoles la ministra de Fomento, Ana Pastor, se reunió con el Pleno del Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), del que ASINTRA forma parte. En la reunión estuvieron también presentes el secretario de Estado de Infraestructuras, Transporte y Vivienda, Rafael Catalá, la secretaria general de Transportes, Carmen Librero, y el director general de Transporte Terrestre, Joaquín del Moral.

La ministra comenzó su intervención destacando la colaboración del sector y la voluntad de buscar el máximo diálogo y consenso en relación a la reforma de la Ley de Ordenación de los Transportes Terrestres (LOTT). Recalcó también la alta calidad prestada por el transporte de viajeros por carretera, como así lo demuestran las encuestas de satisfacción que el Ministerio realiza periódicamente.

Asimismo, se refirió al transporte en autobús como un sector clave para la movilidad y demostró tener un profundo conocimiento de la delicada situación por la que atraviesan las empresas, como consecuencia de la caída de la actividad, el incremento de costes y la dificultad de acceso al crédito.

A continuación intervinieron los presidentes de los Departamentos de Mercancías y de Viajeros. Por su parte, el presidente del Departamento de Viajeros y de ASINTRA, Rafael Barbadillo, agradeció la convocatoria de la ministra al Pleno y recalcó la importancia que esta reunión tiene como oportunidad para trasladarle de primera mano la situación del sector, destacando además las palabras pronunciadas por Ana Pastor de voluntad de diálogo, de colaboración con el sector y de búsqueda del máximo consenso entre la Administración y el sector.

Rafael Barbadillo explicó que el transporte de viajeros por carretera se encuentra en una muy difícil situación debido, principalmente: a la constante caída de la demanda desde 2007, -36% de viajeros (a menor actividad económica menor movilidad); a la creciente evolución de los costes, especialmente del combustible que desde 2009 se ha incrementado aproximadamente un 60%; al incremento de la fiscalidad del gasóleo profesional, que se ha igualado con el particular, motivo por el cual se le solicitó una urgente revisión extraordinaria de las tarifas de los servicios regulares de uso general, cifrada en el 12,4%; y a la fiscalidad del combustible, que está marcada por la implantación en cada vez más Comunidades Autónomas del céntimo sanitario y por el anuncio sobre la creación de un céntimo verde (5 céntimos), solicitando su devolución total al transporte vía gasóleo profesional.

En cuanto a reforma de la LOTT, se refirió a las principales modificaciones que se proponen en el borrador del Anteproyecto de Ley, considerando como aspectos positivos el fomento de la administración electrónica; la desestimación que se hace de las ofertas en las licitaciones que apliquen tarifas que no cubran la totalidad de los costes, la adecuada amortización y un razonable beneficio empresarial; y el cumplimiento del acuerdo alcanzado con el CNTC sobre el baremo sancionador.

Pero también hizo una mención expresa a otros aspectos que son de especial preocupación y que deberían modificarse:

  • Se introducen las características mínimas que debe contemplar el pliego de condiciones que haya de regir el contrato de gestión de servicio público, entre las que destaca la subrogación de los conductores, siendo necesario que se amplíe a la totalidad del personal preciso para la prestación del servicio.
  • En cuanto a las modificaciones concesionales, éstas quedarían limitadas a las mismas que estén contempladas en el pliego concesional, lo que introduciría una mayor rigidez de la gestión empresarial. Por el contrario, es preciso dotar de mayor flexibilidad en la gestión para poder adaptarse a los cambios de movilidad.
  • Se crearía un canon que tendrían que satisfacer los contratistas a la Administración, que se introduce en el anteproyecto sin que se justifique su necesidad ni se defina de forma precisa el carácter del mismo.

La posibilidad de existencia del canon que se establece es contraria a los principios del régimen concesional, ya que, tal y como se indica expresamente en la propia ley, la tarifa de la concesión debe cubrir de forma adecuada los costes de explotación del servicio, la adecuada amortización y permitir un razonable beneficio empresarial.

En tales condiciones es evidente que la existencia de un canon concesional supondría un nuevo coste artificial, que no responde a ninguna de las necesidades vinculadas a la explotación del servicio y cuya repercusión en tarifa encarecería el servicio al viajero sin motivo lógico.

En el supuesto de considerar el canon con cargo a beneficio del concesionario, supondría un grave deterioro del margen comercial en una actividad sujeta a tarifa obligatoria impuesta por la Administración, por lo que en tal caso se afectaría el principio de que el servicio se realice a riesgo y ventura del concesionario, cuando éste no puede actuar sobre las condiciones económicas de su negocio.

Por todo lo anteriormente expuesto, este precepto debería eliminarse del texto de la reforma.

Por último, sobre esta reforma, el presidente del Departamento de Viajeros destacó que esta reforma normativa debería servir para superar los actuales retos que tienen el sector:

  • Recuperar la unidad de mercado a través de una mayor coordinación entre las políticas de transporte de las diferentes administraciones y diferentes modos, especialmente el ferrocarril.
  • La categorización de servicio público de titularidad de la Administración debe extenderse al transporte regular de uso especial contratado por la Administración.
  • Introducir medidas que flexibilicen la gestión empresarial, como son las tarifas valle, llano y punta.
  • Así como, poner en marcha medidas que hagan posible la intermodalidad de la carretera con el ferrocarril, creando así una red integral de transporte de viajeros.

En otro orden de cosas, próximamente se va a poner en marcha el II Plan de Pago a Proveedores de los Ayuntamientos y las Comunidades Autónomas, por lo que solicitó la colaboración de Fomento para que todas las empresas proveedoras de transporte público en autobús queden incluidas en esta segunda fase del Plan, ya que muchas han quedado fuera por restricciones regulatorias del mismo. El transporte de viajeros por carretera es uno de los principales proveedores de la Administración.

El presidente de ASINTRA también manifestó que el autobús se sitúa como un aliado determinante para la reducción del déficit, especialmente de aquellos servicios de escasa demanda del ferrocarril, motivo por el cual ofreció la máxima colaboración del sector al Ministerio.

Respecto los servicios de transporte discrecional y turístico, que contribuyen de manera decisiva al desarrollo de otras actividades económicas, especialmente el turismo, principal industria de España, señaló que deben recibir medidas específicas de apoyo que fomenten su consistencia económica, su rendimiento empresarial y su estabilidad. Así, estos servicios deberían incluirse en el Plan Nacional e Integral de Turismo, aprobado recientemente por el Consejo de Ministros.

El Ministerio presentará próximamente el nuevo Plan de Infraestructuras, Transporte y Vivienda (PITVI). En este sentido, se refirió a la necesidad de que el Plan defina el modelo de transporte del futuro, racionalizando la red de transporte mediante el fomento de sinergias de explotación, evitando la oferta no productiva, favoreciendo la intermodalidad y flexibilizando la gestión. Se le pidió también que se tengan en cuenta las infraestructuras específicas del transporte en autobús (carriles Bus low cost), así como un plan de renovación de las Estaciones de Autobuses.

Para finalizar, Barbadillo alabó el anuncio de Fomento de promulgar de una Ley de Financiación del Transporte, como algo muy positivo para el sector, que asegure a administraciones, operadores y usuarios los medios necesarios para prestar un servicio esencial.

En el turno de réplica, Ana Pastor propuso realizar reuniones con los diferentes subsectores de transporte por carretera en el mes de septiembre.

En cuanto a la unidad de mercado, destacó que es una de las prioridades del Gobierno y que revisará aquellos aspectos de la ley que puedan contribuir a deteriorar esta unidad.

Igualmente, resaltó la importancia de la intermodalidad como forma de aprovechamiento de los modos de transporte y se refirió a la necesidad de introducir mayor flexibilidad en la gestión, como elemento esencial para la adaptación de las empresas a los cambios de la demanda, valorando positivamente la propuesta de tarifas flexibles en los servicios regulares (tarifas valle, llano y punto).

Sobre el concepto de red integral del transporte, informó que se está trabajando en ello en coordinación con las Comunidades Autónomas.

Finalmente, adelantó parte del trabajo que se está realizando en el PITVI para la puesta en servicio de carriles Bus low cost.

Deja un comentario