El gasóleo bate su máximo histórico al situarse en 1,422 €/l


Por sexta vez en lo que va de año, el precio del gasóleo ha vuelto a superar su máximo histórico al situarse en 1,422 €/l, según los últimos datos publicados la semana pasada por el Boletín Petrolero de la Unión Europea y previos a la subida del IVA. Así, desde que comenzara el año este combustible se ha incrementado un 10%, a lo que hay que sumar la subida acumulada del 18% en 2011.

Asimismo, en los últimos tres años, desde enero de 2009 (0,8646 €/l), el precio del gasóleo se ha incrementado en casi un 65%.

Evolución precio Gasóleo 2011-2012 (€/l)

€/litro

Fuente: Ministerio de Industria y Boletín Petrolero de la UE

Elaboración propia (ASINTRA)

€/litro

Fuente: Ministerio de Industria y Boletín Petrolero de la UE

Se solicita una revisión extraordinaria de tarifas del 12,4%

La revisión ordinaria de carácter general del 3,2% aprobada en abril de este año, resulta insuficiente para restablecer el equilibrio económico de las concesiones, que se ha visto deteriorado sustancialmente como consecuencia del importante crecimiento experimentado por las partidas que integran su estructura de costes, así como por la disminución de tráfico motivada por la menor movilidad ciudadana fruto del deterioro de la actividad económica, dando lugar a un importante y creciente desfase entre ingresos y costes. Este desfase se ha traducido en la acumulación de un elevado déficit tarifario que es urgente corregir para garantizar en el corto y medio plazo la provisión de unos servicios de movilidad esenciales para la sostenibilidad económica, social y medioambiental, y con unas exigencias y unos niveles crecientes de calidad.

A fin de restablecer el equilibrio económico del servicio, se solicita una revisión extraordinaria de tarifas del 12,4%.

Esta revisión:

  1. Equipararía el tratamiento que recibe el autobús y otros servicios públicos con tarifas reguladas en lo referente a traslación de las subidas de costes a dichas tarifas, como por ejemplo el transporte ferroviario, los servicios de suministro eléctrico o los servicios de transporte interurbano autonómicos, que han visto incrementadas sus tarifas para reflejar adecuadamente el incremento de los costes, sin que ello se haya considerado inconsistente con los objetivos de servicio público.
  2. Tendría un impacto muy reducido sobre el IPC en general y sobre el poder adquisitivo de las familias españolas.

Desde la perspectiva de la demanda, la irrupción de la crisis económica se ha traducido en un descenso importante y sostenido de la demanda, tanto en el número de viajeros como de los viajeros-km y del nivel medio de ocupación de los autobuses, lo que incide de manera sustancial en los ingresos por vehículo y, por consiguiente, en el equilibrio económico del servicio. El descenso acumulado en viajeros-km en las concesiones estatales en el periodo 2007-2011 se estima en el 15,9%.

Las perspectivas de crecimiento económico de la economía española para 2012, no permiten augurar crecimientos sustanciales y sostenidos del número de viajeros que supongan incrementos en los ingresos de los concesionarios suficientes para permitir subidas tarifarias inferiores a los crecimientos de costes, sin que ello suponga poner en peligro el equilibrio económico del servicio.

El crecimiento de costes se debe a un incremento general en todas las partidas, pero especialmente al del combustible que presenta tasas de crecimiento del 20,6% en 2010, 11,70% en 2011 y del 11,5% en lo que va de 2012, tanto como consecuencia del incremento del precio del gasoil, como del incremento impositivo aplicado al gasóleo profesional desde enero de 2012, estimado en un 6,7%.

El incremento de costes, agravado por el descenso de la demanda, no se ha visto compensando por un incremento suficiente en las tarifas, erosionando el equilibrio económico del servicio, y dando lugar a un creciente déficit tarifario. Así, tomando como referencia los incrementos tarifarios de 2010, 2011 y 2012, y la caída de la demanda (no tomada en consideración en dichos incrementos tarifarios a pesar de estar así contemplado en la artículo 9 de la LOTT), el déficit tarifario acumulado en el periodo 2010-2011 sería de 9 puntos porcentuales y de 12,4 si se toma como referencia el crecimiento de costes hasta mayo de 2012.

En términos de impacto sobre el poder adquisitivo de los hogares, la subida del 12,4% de la tarifas de autobús implicaría, para un hogar medio con una renta anual neta de 24.890 euros, una pérdida de poder adquisitivo de 11,7 euros al año. Un impacto muy reducido desde el punto de vista de la inflación y del poder adquisitivo de las familias, pero que, sin embargo, y como se ha venido argumentando, es determinante para garantizar la viabilidad económica y el sostenimiento del empleo de un servicio fundamental para garantizar la movilidad sostenible y la vertebración territorial de España.

Deja un comentario