Reunión anual del CNTC con los Directores Generales de Transporte


Como cada año, el pasado martes se celebró la reunión anual de la Mesa de Directores Generales de Transporte con el Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC), en la cual las organizaciones empresariales integrantes expusieron las principales problemáticas del sector.

El presidente del CNTC y de ASINTRA, Rafael Barbadillo, comenzó su intervención expresando su deseo de que reuniones como ésta se produzcan con mayor frecuencia, como mínimo tres al año, estrechando así la relación con la Administración.

En un año especialmente complicado, con unas previsiones que no mejoran para el próximo año, hizo hincapié en las más de 300 empresas de transporte de viajeros por carretera que han desaparecido desde el inicio de la crisis en julio 2007 (3.965 empresas frente a 3.662); en el importante y sostenido descenso de la demanda desde el inicio de la crisis, cifrada de media en el 21%; y en el incremento de costes, especialmente el combustible, la financiación y el personal.

Asimismo, subrayó que desde enero de 2009 (0,8646 €/l) hasta diciembre de 2011 (1,2952€/l) el precio del gasóleo se ha incrementado un 50%. Asimismo, este año se ha sido superando su récord histórico a lo largo de los meses hasta situarse en 1,433 €/l el pasado mes de septiembre.

Otra cuestión que ha afectado profundamente al sector ha sido el incremento fiscal que ha sufrido el gasóleo profesional desde el 1 enero de 2012, como consecuencia de la Directiva 2003/96, pasando de 302 € por mil litros a 330 € por mil litros el 1 de enero, quedando la devolución fiscal por vehículo al año en 50 € en vez de los 1.450 € anteriores. Este incremento impositivo se ha a traducido en un incremento del 6,7% en el coste del combustible para una media de 70.000 km anuales por vehículo.

También se refirió al céntimo sanitario implantado ya en la mayoría de las Comunidades Autónomas y que no se devuelve al sector en muchas de ellas.

Por todo lo anteriormente expuesto, el presidente del CNTC señaló la necesidad de una revisión tarifaria extraordinaria para reequilibrar las concesiones de los servicios regulares de viajeros por carretera.

Hizo hincapié además en la necesidad de recuperar la unidad de mercado para eliminar las asimetrías, que colocan a las empresas de manera perjudicial ante el mercado, así como eliminar cargas administrativas existentes que suponen para el transporte de viajeros un coste adicional de 68 M€, equivalente al 2% de la facturación.

El presidente del CNTC también expuso otras cuestiones que el sector considera que deben ser abordadas de forma prioritaria por la Administración:

  • Racionalizar la concepción de la red actual: fomentar sinergias de explotación; evitar oferta no productiva y la creación de nuevos servicios deficitarios, potenciando los existentes; favorecer la intermodalidad con los aeropuertos y estaciones de ferrocarril; y flexibilizar la gestión con la introducción de tarifas valle, llano y punta.
  • Mayor coordinación entre las políticas de transporte de las CC.AA. y del Ministerio de Fomento a través de la mesa de directores generales de transporte y coordinación e integración de los servicios de concesionales autonómicos entre sí y de estos con los de titularidad del Ministerio Fomento.
  • Ruptura de la Unidad de Mercado en la contratación pública de los servicios de transporte público de viajeros por carretera, por cuanto que los requisitos y condiciones de los respectivos concursos, siendo similar el objeto, difieren notoriamente según se trate de unas u otras CC.AA. La referencia a la problemática ha de situarse, en la disparidad de criterios diferentes sobre cuestiones esenciales que la normativa general, lógicamente (al referirse a todas las actividades y/o sectores) no detalla o contempla un margen de discrecionalidad, tales como el plazo de vigencia del contrato, condiciones para concursar, y especialmente, entre otras, conceptos puntuables en las ofertas y su valoración. Estas discrepancias, en multitud de casos tan acusadas, no facilitan una gestión global empresarial, constituyendo un factor que disminuye la competitividad y competencia.
  • Preocupación ante el incremento de la morosidad de las Administraciones Públicas, principalmente de las administraciones locales, por los servicios de transporte urbano y el resto de las administraciones autonómicas en concepto de transporte escolar principalmente y ayudas al transporte. Todo esto unido al escaso o nulo acceso a la financiación está situando a las empresas en una difícil situación.
  • La actividad discrecional y turística contribuye de manera decisiva al desarrollo de otras actividades económicas, especialmente el turismo, por lo que merece un especial tratamiento por las Administraciones como parte esencial del turismo.
  • Impulso decidido de la puesta en práctica del PLAN PLATA II, especialmente en lo relativo a las condiciones de contratación del transporte escolar por todas las administraciones públicas, para evitar las subastas que están descapitalizando al sector.
  • Redimensionamiento empresarial del acceso al mercado elevando el número mínimo de vehículos, de los 5 actuales a 10 por empresa.
  • Impulso en la construcción de carriles bus o habilitación de las actuales infraestructuras por tramos horarios.
  • Plan de promoción exterior del transporte de viajeros. Exportación del modelo
  • Mantenimiento de las ayudas de formación para hacer frente a los retos que tiene el sector de competitividad y profesionalización, así como el mantenimiento de las ayudas al abandono de la actividad.
  • Un plan de modernización para las estaciones de autobuses.
  • La próxima entrada en vigor del Reglamento 181/2011, sobre los derechos de los pasajeros de la Unión Europea.
  • La defensa de los intereses del sector en la tramitación y posterior aprobación de la normativa comunitaria, así como su correcta transposición al ordenamiento jurídico interno, pues, en numerosas ocasiones, la transposición efectuada coloca a las empresas españolas en una situación de desventaja.

Deja un comentario