El transporte escolar es muy seguro: uso e instalación de cinturones de seguridad en los autobuses


Como consecuencia de la campaña de inspección en el transporte escolar puesta en marcha por la DGT la semana pasada y ante las erróneas informaciones aparecidas en diversos medios de comunicación en relación al uso e instalación de los cinturones de seguridad en autobuses y autocares, que generan una alarma social injustificada, ASINTRA (Federación Española Empresarial de Transporte de Viajeros por Carretera) quiere aclarar los siguientes aspectos.

En primer lugar hay que diferenciar entre la obligación de instalación y la del uso del cinturón de seguridad en autobuses y autocares.

Instalación de los cinturones de seguridad

Desde el 20 de octubre de 2007 es obligatoria la instalación de cinturones de seguridad en los nuevos autobuses matriculados a partir de esa fecha (Real Decreto 445/2006).

Uso de los cinturones de seguridad

En cuanto al uso de los cinturones de seguridad, siempre que el vehículo disponga de los mismos:

  • El conductor y los pasajeros (acompañante y niños mayores de tres años) llevarán abrochado el cinturón durante todo el trayecto (Real Decreto 965/2006 Art. 5 1.c).
  • Los pasajeros de más de tres años de edad cuya estatura no alcance los 135 cm deberán utilizar los cinturones de seguridad u otros sistemas de retención homologados instalados en los vehículos de más de nueve plazas, incluido el conductor, siempre que sean adecuados a su talla y peso (Real Decreto 965/2006 Art. 5.3).
  • Los menores de tres años no están obligados a su utilización.
  • Asimismo, la Dirección General de Tráfico publicó en 2007 la Instrucción 06/S-87 sobre el uso obligatorio de cinturones de seguridad y otros sistemas de retención, que determina la no obligatoriedad del uso del cinturón de seguridad u otros sistemas de retención homologados por menores de tres años de edad en los autobuses.
  • En cuanto a la responsabilidad por la no utilización de estos dispositivos por parte de los pasajeros, con independencia de su edad, la Instrucción establece que está exento tanto el conductor como la empresa que preste servicio público a terceros. Por este motivo, en caso de infracción el boletín de denuncia se formulará contra el pasajero, nunca contra el conductor.

El autobús es un modo muy seguro. Algunas cifras

  • El 75% de los autobuses que realizan transporte escolar tienen una antigüedad inferior a 10 años.
  • El transporte en autobús un modo muy seguro, con niveles de siniestralidad similares a los de la aviación o el ferrocarril, participa en menos del 1% de los accidentes con víctimas, reduciéndose este porcentaje en el transporte escolar hasta el 0,035%.
  • Respecto al vehículo privado es 24 veces más seguro. Si atendemos al número de fallecidos en accidentes de tráfico, según los últimos datos publicado por la DGT, del total de víctimas en carretera en 2011, tan sólo un 0,17% correspondieron al autobús (3 victimas frente a un total de 1.680).
  • El sector del autobús invierte anualmente 490 M€ en la renovación de flotas y 8 M€ en la formación de los conductores, dos aspectos principales que tienen relación directa con la seguridad.
  • La creciente inversión en formación en seguridad vial (un 80% del total), junto con la normativa laboral sobre horas de trabajo y descanso y su control a través del tacógrafo digital, es otro factor detrás de esta baja siniestralidad.

Así, el transporte en autobús se convierte en una solución sostenible para la movilidad de personas, por su seguridad, economía, eficiencia energética y medioambiental, accesibilidad, capilaridad e universalidad.

Deja un comentario