El CNTC contrario a la modificación del Reglamento General de Circulación


El Departamento de Viajeros del Comité Nacional del Transporte por Carretera (CNTC) ha elaborado un informe sobre el proyecto de Real Decreto por el que se modifica el Reglamento General de Circulación, aprobado por el Real Decreto 1428/2003, de 21 de noviembre

Este proyecto introduce importantes novedades que afectan de manera trascendental y profundamente negativa al transporte de viajeros en autobús con alta repercusión en términos de incremento de costo para los usuarios y, muy especialmente, para los del transporte escolar.

Por ello, el informe de este Departamento es contrario en los aspectos a los que se va a hacer mención e incorpora la protesta del sector y la firme solicitud, como conclusión, de que el proyecto sea modificado para eliminar de él los aspectos que determinan el rechazo del transporte de viajeros en autobús.

Previamente a una exposición detallada, debe hacerse presente que el transporte público de viajeros en autobús es el principal modo de transporte público al ser el más utilizado por los usuarios y el más seguro de los que utilizan la carretera; en el último año el porcentaje de víctimas mortales del transporte en autobús respecto al total de la carretera fue de un 0,07%, es decir, 1 víctima sobre un total de 1.304, contribuyendo a esta muy baja siniestralidad la creciente inversión en seguridad vial, las exigencias de horas de conducción y descanso y su control por medio del tacógrafo digital.

Por otro lado, el autobús es el medio socialmente más eficiente al generar las menores externalidades negativas (1’7 céntimos de euro por viajero y kilómetro, frente a los 4’9 del vehículo particular y 1’9 del ferrocarril), su uso supone un gran ahorro energético frente el vehículo privado (1.287 millones de litros de combustible por año en datos de 2009), es cuatro veces más eficiente en términos de coste de producción que el vehículo privado y el doble que el tren de media distancia, contribuye a reducir la congestión del tráfico al sustituir a un alto número de automóviles particulares y finalmente, ofrece cobertura a las necesidades de movilidad en todo el territorio nacional con unas tarifas más reducidas que los medios alternativos.

Las limitaciones de velocidad que se pretenden introducir supondrán una importante reducción de 10 km/h en las carreteras convencionales lo que, sin duda, restará competitividad al autobús reduciendo las aportaciones positivas que se han señalado sin aportar mejora de ningún tipo.

La cuestión es especialmente grave en lo que se refiere al transporte escolar.

El Real Decreto 443/2001, de 27 de abril, sobre condiciones de seguridad en el transporte escolar y de menores, establece en el artículo 11, la duración máxima del viaje: los itinerarios y horarios de aquellos transportes incluidos en el artículo 1 que tengan por objeto el traslado de los menores entre su domicilio y el centro escolar en que cursan estudios, deberán establecerse de tal forma que en circunstancias normales resulte posible que el tiempo máximo que aquéllos permanezcan en el vehículo no alcance una hora por cada sentido del viaje, previniéndose únicamente que se alcance esta duración máxima en casos excepcionales debidamente justificados. En todo caso, en la realización de cualquiera de los transportes incluidos en el artículo 1 deberán respetarse las normas relativas a los tiempos de conducción y descanso de los conductores, establecidas en el Real Decreto 2242/1996, de 18 de octubre, en aplicación de los Reglamentos (CEE) números 3820/85 y 3821/85).

Con las nuevas limitaciones de velocidad será necesario reordenar la práctica totalidad de las rutas de los contratos de transporte escolar, teniendo que añadir numerosas nuevas rutas o servicios, con el correspondiente incremento de coste que ello tiene. Se trata pues, de una cuestión esencial, de gran trascendencia económica y social. El cumplimiento de esta modificación supondrá, bien dejar a miles de escolares sin transporte escolar, bien un alto incremento de coste para las Consejerías de Educación de las CC.AA. y también para las familias que llevan a sus hijos a un centro escolar privado un gran sobrecoste.

También, la modificación propuesta tendrá una repercusión económica considerable en todos los servicios regulares de uso general (necesidad de adecuar todos los horarios y expediciones). Asimismo, los servicios discrecionales deberán reconfigurarse, una mayor duración de los desplazamientos supondrá un incremento del precio, con la consiguiente pérdida de competitividad para un país eminentemente turístico.

Siendo la situación de las empresas muy grave en los momentos actuales y no justificándose la medida por cuestiones de seguridad, no puede contribuirse de esta manera a agudizar los problemas económicos por los que se atraviesa.

Por ello se solicita la modificación del proyecto de modo que:

a).-Se incrementen los actuales límites de velocidad de los autobuses a 110 km/hora en autopistas y autovías y a 90 km/hora en carreteras, aplicando también a los autobuses los aumentos previstos para tramos concretos.

b).- Se iguale la velocidad para los autobuses con y sin cinturones de seguridad.

c).- Se suprima la reducción que se pretende para el transporte escolar y de menores.

Deja un comentario