El sector solicita que se mantengan los límites de velocidad en los autobuses


Ante el Proyecto de Real Decreto, elaborado por el Gobierno, por el que se modifica el Reglamento General de Circulación y en el que se introducen importantes novedades en lo relativo a las limitaciones de velocidad, el pasado martes, 23 de abril, la asociaciones de transporte de viajeros por carretera, ASINTRA y FENEBUS, presentaron a la prensa, en la sede de CEOE, el “Estudio técnico del impacto de la velocidad en accidentes de autocares en vías interurbanas”, elaborado por el INSIA (Instituto Universitario de Investigación del Automóvil), de la Universidad Politécnica de Madrid.

Con este estudio se pone de manifiesto la baja siniestralidad del transporte de viajeros por carretera (en 2012 el porcentaje de victimas del transporte en autobús respecto al total de la carretera fue de un 0,07%, 1 víctima mortal frente a un total de 1.304) y el escaso impacto de la velocidad en la accidentalidad de los autocares.

En su intervención, el presidente de FENEBUS, Juan Calvo, explicó que ante la disconformidad del sector con la propuesta de modificación del Reglamento se encargó este estudio al INSIA, que revela que la velocidad no es la principal causa del la accidentalidad en los autobuses.

Según señaló, el descenso del límite de velocidad supondrá un aumento de la accidentalidad, ya que se producirán más adelantamientos, así como un incremento de la generación de emisiones de CO2, al hacerse necesario un mayor consumo de combustible. Asimismo, advirtió que está medida perjudicará también a los viajeros, que verán aumentado el tiempo de sus viajes.

Por su parte, Rafael Barbadillo, presidente de ASINTRA, explicó las principales modificaciones que introduce el Proyecto de Real Decreto, que supondrá una importante reducción, 10 km/h en todas las carreteras convencionales, lo que sin duda restará competitividad al principal modo de transporte público, el autobús, el más utilizado por los usuarios, 2 de cada 3 viajes se realizan en transporte público, y el más seguro de los que utilizan las carreteras. También destacó que, según los últimos datos publicados por la Dirección General de Tráfico, en 2012 el porcentaje de victimas del transporte en autobús respecto al total de la carretera fue de un 0,07%, es decir, tan sólo se produjo 1 víctima mortal sobre un total de 1.304.

Esta baja siniestralidad del autobús se debe principalmente a la gran inversión que realizan las empresas en renovación de flotas (490 M€/año), la gran mayoría de autobuses que circulan por nuestras carreteras cuentan con tecnología de seguridad de última generación; a la continua formación de los profesionales, más aún desde que entrara en vigor el CAP, con una inversión de 6 M€/año; la mejora de las infraestructuras; así como a la normativa y al intenso control sobre los tiempos de conducción y descanso.

Otra consecuencia será la necesaria reorganización de todos los servicios, con la consiguiente prolongación de los tiempos de viaje. Como ejemplo se refirió al transporte escolar, cuyos desplazamientos no pueden superar la hora, y que se traducirá en un incremento de costes, no sólo para las empresas, también para las familias y las Comunidades Autónomas, advirtiendo además que para el transporte escolar será necesario incrementar un 12,5% el número de vehículos (de 16.560 a 18.630 autobuses). Igualmente señaló que tanto los servicios regulares como el resto, también se verán obligados a adecuarse a los nuevos límites.

Seguidamente repasó las conclusiones del Estudio y las consideraciones finales, que ponen de manifiesto que el número de accidentes con implicación de autobuses y autocares, con la velocidad como factor concurrente, producidos en las carreteras españolas en los últimos cinco años, es muy reducido; si se trata de infracción por exceso de velocidad de un conductor de autobús o autocar es aun inferior. Dicho número es, por otra parte más reducido aún en el caso de accidentes en carreteras convencionales. En el caso de víctimas mortales, en dichas vías y tipo de infracción, se ha producido un promedio de una víctima mortal al año.

Asimismo, un factor de riesgo, puesto de manifiesto en diferentes investigaciones, es la heterogeneidad en la distribución de velocidades en el flujo de tráfico, es decir, las diferencias de velocidades entre los vehículos que circulan por una vía. En el caso de vías convencionales el conflicto entre vehículos lentos y rápidos se puede traducir, entre otras situaciones inseguras, en un incremento de adelantamientos con elevado riesgo, agravado éste en el caso de grandes dimensiones de los vehículos más lentos. En consecuencia, la reducción de velocidades propuestas para carreteras convencionales, con una velocidad inferior para los autobuses y autocares, podría traducirse en un incremento de accidentes en maniobras de adelantamiento, generalmente de elevada gravedad y, por tanto, en un resultado final diferente al que se pretende, al menos durante el periodo de tiempo en el que se produzca la aceptación y adaptación de los conductores a los nuevos límites. Aún teniendo en cuenta que en la reglamentación actual ya existe una diferencia análoga entre las velocidades de los diferentes tipos de vehículos, la disminución propuesta puede “invitar” a realizar un mayor número de adelantamientos no suficientemente seguros.

Por todos estos motivos, por las características técnicas de los vehículos, así como por la gran seguridad de este modo (15 veces más seguro que el vehículo privado), el presidente de ASINTRA solicitó no sólo el mantenimiento de la velocidad en la carreteras convencionales, sino también un incremento del 10% de la velocidad en las autovías y autopistas.

Finalmente, Francisco Aparicio, director del INSIA, ratificó los datos ofrecidos por ambas asociaciones, aseverando el “reducido impacto” que tiene la velocidad en la accidentalidad del transporte público de viajeros por carretera.

Puede acceder al “Estudio técnico del impacto de la velocidad en accidentes de autocares en vías interurbanas” aquí: http://www.asintra.org/prensa/Informe%20INSIA%20Accidente-Veloc%202013.pdf

Deja un comentario