La UE actualiza las normas sobre la inspección técnica de vehículos


ConsejoUE

El Consejo de la Unión Europea acaba de adoptar las normas actualizadas sobre la inspección técnica periódica de vehículos a motor (PE-CONS 10/14; declaración: 7577/14 ADD 1), inspecciones en carretera de vehículos comerciales (PE-CONS 12/14; declaración: 7580/14 ADD 1) y los documentos de registro de vehículos (PE-CONS 11/14; declaración: 7578/14 ADD 1) (paquete de inspección técnica de vehículos).

La adopción final de estas tres directivas por el Consejo se produce tras el acuerdo alcanzado en primera lectura con el Parlamento Europeo. El Parlamento celebró su votación en la sesión plenaria del 11 de marzo.

¿Por qué las nuevas reglas?

La actualización y armonización de estas normas tiene como principales objetivos mejorar la seguridad vial, reducir las emisiones del transporte por carretera causadas por la falta de mantenimiento de los vehículos, y garantizar la competencia leal entre los vehículos comerciales. Las disposiciones relativas a los documentos de registro reducen la burocracia en el procedimiento de cancelación del registro, para eliminar los vehículos técnicamente peligrosos de la carretera, y por el que se les permite volver a la carretera una vez que el vehículo esté en orden. También hacen que sea más fácil para los Estados miembros compartir la información relativa a los vehículos almacenados en los registros nacionales.

Elementos clave de las tres directivas:

Las inspecciones técnicas periódicas de los vehículos a motor y sus remolques

En cuanto a los vehículos ya cubiertos por la Directiva, los vehículos de viajeros y comerciales ligeros (M1 y N1) se inspeccionarán cuatro años después de su primera fecha de registro, y cada dos años a partir de entonces. Los vehículos como taxis o ambulancias (M1); autobuses y autocares (M2, M3); vehículos comerciales pesados (N2, N3); y remolques pesados (O3, O4) deberán inspeccionarse un año después de su primera fecha de registro y posteriormente cada año.

Los Estados miembros podrán llevar a cabo inspecciones técnicas adicionales si así lo desean.

Los requisitos técnicos mínimos están establecidos en los centros de pruebas y equipos. Los nuevos inspectores que lleven a cabo las pruebas deberán tener un cierto nivel de experiencia. La prueba tendrá en cuenta el impacto sobre el medio ambiente, así como los aspectos de seguridad.

Los artículos marcados en la inspección técnica incluirán la compatibilidad entre las partes, como por ejemplo entre las ruedas y los tapacubos.

Los defectos, que son evaluados de acuerdo con las normas comunes, se clasifican en tres categorías: menores, mayores y peligrosos.

La lectura del cuentakilómetros de las anteriores inspecciones se deberá poner a disposición de los inspectores, lo que hará que sea más fácil detectar la manipulación. La manipulación del cuentakilómetros se considerará un delito sancionable con multa.

En los casos de nueva matriculación de un vehículo de otro país, los Estados miembros deberán reconocer el certificado de aptitud para la circulación expedido por otro Estado miembro, siempre que se ajuste a los requisitos. Esta medida no se aplicará a las motos de gran cilindrada.

Las inspecciones en carretera de los vehículos industriales

Entre los controles periódicos, los controles adicionales en carretera se llevarán a cabo para vehículos comerciales, tales como autobuses, camiones y sus remolques, de al menos 3,5 toneladas, así como a tractores comerciales, con una velocidad máxima superior a 40 km/h (M2, M3, N2, N3, O3 y O4, T5).

Mientras que los Estados miembros deben tener en cuenta los vehículos comerciales ligeros (menos de 3,5 toneladas – N1) en sus estrategias globales de seguridad vial y de inspección en carretera, éstos no están cubiertos por el ámbito de la Directiva. Así, los Estados miembros son libres de decidir si quieren inspeccionar estos vehículos comerciales ligeros o no. En seis años, la Comisión elaborará un informe evaluando, entre otros, los costes y beneficios de la posible inclusión de este tipo de furgonetas y sus remolques (O2) en el ámbito de la Directiva.

Los controles técnicos en carretera consistirán en una inspección inicial y, en caso necesario, en una más detallada.

Los perfiles de riesgo permitirán a los inspectores detectar las empresas que presentan un mayor riesgo, por lo que estas empresas podrán ser controladas más de cerca y más a menudo, si se considerase oportuno. La Directiva enumera los criterios que los Estados miembros pueden utilizar para atribuir perfiles de riesgo a las empresas. La fecha límite para la aplicación del sistema de calificación de riesgo es de 60 meses después de la entrada en vigor de la Directiva.

Cada año, al menos el 5% del número total de vehículos que se registran en la Unión Europea se someterán a las inspecciones iniciales en carretera. Contar con una figura a escala comunitaria tendrá como objeto garantizar un número adecuado de controles iniciales, que serán proporcionales al número total de este tipo de vehículos matriculados en sus territorios.

Aunque las normas establecidas en la Directiva son requisitos mínimos, los Estados miembros tendrán libertad para inspeccionar otros vehículos y comprobar otros aspectos del transporte por carretera y de seguridad.

Registro de documentación

Los Estados miembros deben registrar electrónicamente los datos de todos los vehículos en su territorio. Los datos técnicos del registro se pondrán a disposición de los inspectores para las inspecciones técnicas regulares. El uso de bases de datos electrónicas también hace que sea más fácil para los Estados miembros el intercambio de información, por ejemplo, para comprobar la situación legal de un vehículo en el estado miembro en el que estuviera matriculado previamente.

En los casos en que los vehículos sean tan peligrosos que su uso deba ser prohibido en las carreteras, la Directiva establece una distinción entre la cancelación de un registro por el final de la vida útil de un vehículo y la suspensión de la autorización para utilizar un vehículo, que será retirada una vez que el vehículo haya superado una nueva inspección técnica.

Si el propietario del vehículo cambia, la validez de la tarjeta de inspección técnica será reconocida como una cuestión de principio por los Estados miembros.

Entrada en vigor

Las directivas entrarán en vigor a los veinte días de su publicación en el Diario Oficial de la UE.

Deja un comentario